Cuando entras en el mundo deportivo te das cuenta de que el peso corporal que aparece en la báscula deja de ser tan importante en beneficio de otra serie de métricas. Es el caso de la composición corporal, a partir de la cual podemos saber nuestro porcentaje de masa corporal y el porcentaje de grasa corporal.

Cuando tu peso varía, ¿sabes realmente si lo que varía es grasa o músculo?, ¿te has parado a calcular tu porcentaje de masa y grasa corporal y a controlarlo en el tiempo?

¿Qué es el porcentaje de grasa corporal?

Se trata de una medida indicativa de sobrepeso, o infrapeso, que nos ayuda a distinguir la masa muscular de la materia grasa que está presente en nuestra composición corporal.

El peso que vemos en la báscula no lo es todo y en el caso de los deportistas, índices como el IMC (Índice de Masa Corporal) no resultan suficiente para medir la masa muscular real.

El porcentaje de grasa corporal depende de la edad, el sexo, el peso y el estilo de vida. Así, podemos establecer los rangos que se muestra a continuación.

Porcentaje de grasa ideal para una mujer:

Se establecen rangos de grasa ideal para mujeres, utilizando tres segmentos de edad y hasta cuatro clasificaciones en función del resultado:

  • Una mujer de entre 20 y 39 años estará baja en grasa si su porcentaje es inferior al 20%; saludable si su porcentaje se sitúa entre el 21 y el 33%; tendrá sobrepeso si su porcentaje está entre 33 y 39% y será obeso si el porcentaje supera el 39% de grasa corporal.
  • Si su edad está entre 40 y 59 años será baja en grasa con un porcentaje inferior al 23%; saludable para un porcentaje de 23-35%; sobrepeso con un 35-40% y obesidad con cifras superiores al 40%.
  • Si la edad está entre los 60 y los 79 años entonces bajo en grasa será para los índices inferiores al 24%; saludable para 24-36%, sobrepeso para el 36-42% y obesidad para porcentajes superiores al 42% de grasa corporal.

Porcentaje de grasa ideal para un hombre:

De nuevo se establecen tres rangos de edad y cuatro rangos de salud en base a los resultados:

    • Un hombre de entre 20 y 39 años estará bajo en grasa si su porcentaje es inferior al 8%; saludable si su porcentaje se sitúa entre el 8 y el 20%; tendrá sobrepeso si su porcentaje está entre 20 y 25% y será obeso si el porcentaje supera el 25% de grasa corporal.
    • Si su edad está entre 40 y 59 años será bajo en grasa con un porcentaje inferior al 11%; saludable para un porcentaje de 11-22%; sobrepeso con un 22-28% y obesidad con cifras superiores al 28%.
    • Si la edad está entre los 60 y los 79 años entonces bajo en grasa será para los índices inferiores al 13%; saludable para 13-25%, sobrepeso para el 25-30% y obesidad para porcentajes superiores al 30% de grasa corporal.

¿Cómo se calcula?

Uno de los métodos más utilizados a la hora de calcular el porcentaje de grasa corporal es la bioimpedancia eléctrica, que puede realizarse con ayuda de una báscula de bioimpedancia a partir de la cual obtendremos los distintos porcentajes de composición corporal: el de masa grasa y el de masa magra o libre de grasa.

El funcionamiento de estos medidores es sencillo. Sabemos que el agua es un buen conductor de corriente eléctrica y también sabemos que nuestro organismo está formado, en su mayor parte, por agua.

Pues bien, esto significa que nuestro cuerpo es perfecto para facilitar el paso de corriente, pero no resulta tan fácil en el caso de la masa grasa, que resulta ser un mal conductor al generar resistencia frente a la corriente.

Estas básculas funcionan con electrodos capaces de medir el tiempo que la corriente tarda en llegar de un electrodo a otro. Si el cuerpo tiene más masa magra, esta corriente pasará más rápido.

Vamos, que lo que hacen estos aparatos es calcular la masa magra y, a partir de ahí, calcular el porcentaje de grasa corporal a partir de la siguiente fórmula: masa grasa= peso – masa magra. No son 100% fiables, pero sí es cierto que son una muy buena aproximación a la realidad.

También nos informan del índice de grasa visceral, que no es otra cosa que el porcentaje de grasa acumulado en la zona abdominal. 

Otra forma de calcular la grasa corporal mucho más fiable que la anterior es a partir de los pliegues cutáneos mediante cáliper o plicómetro, método que solo puede realizar un entrenador o nutricionista profesionales.

El siguiente método es mucho más fiable que los anteriores. Se trata de la densitometría hidrostática, que realiza cálculos en base a la densidad de materia grasa y tejido magro y lo hace dentro de un tanque lleno de agua. Básicamente, se realiza una comparativa del peso dentro y fuera del agua para así calcular la densidad y la composición corporal. Lo normal es realizarlo en centros médicos.

El cálculo también se puede realizar a través de las fórmulas de Hodgdon y Beckett. Dado que los hombres tienden a acumular grasa en la zona del abdomen y las mujeres lo hacen, además, en las caderas, las fórmulas son diferentes en función del sexo.

 

En Clínica IMIF realizamos análisis de composición corporal, así como evaluación nutricional inicial gratuita. Cuenta con Clínica IMIF para ayudarte en el control de tu grasa corporal. Contacta con nosotros aquí o pide cita previa.

 

Fuentes:
www.labolsadelcorredor.com
www.sport.es